Cómo elegir la cuna de mi bebé


salud bebe, dormir, cuna, estimulación, llanto, niñas, , papá primerizo, embarazo, primeros días, piel recien nacidos, fotografo Zaragoza recien nacidos, fotografo newborn, ecobarriguitas, ecografia,
Cómo elegir la cuna de mi bebé

¿QUÉ TIPOS DE CUNA EXISTEN?

Muchos y variados, dependiendo de muchos factores: adaptabilidad, tamaño, vida util, precio…

Cunas de colecho: son cunas para que el bebé no pierda el contacto con la madre mientras duerme. Una de sus barandillas, la que está pegada a la cama, se quita y convertimos la cuna de nuestro bebé en una extensión de nuestra cama.

Cuna clásica: la de toda la vida, cuna con barrotes normalmente de madera que pueden usar hasta los 2 añitos aproximadamente que ya pasan a la cama.

Cunas convertibles o evolutivas: son una opción siempre muy interesante. Es un mueble un poco más grande con cambiador y cajones normalmente que se convierte en una cama de mayores, mesilla y escritorio dependiendo de los modelos. Una inversión algo mayor al principio pero que pueden usar bastante más tiempo.

Cunas de viaje: son ligeras, plegables y en muchos casos se pueden usar también como parque juegos. Una opción ideal para cuando sales de viaje con tu bebé o bien tienen que pasar tiempo en casa de los abuelos por ejemplo.

Cuna nido: Son cunitas textiles para que tu bebé duerma en un espacio seguro, confortable y cálido, manteniéndolo cerca de sus padres sin temor a posibles daños o aplastamiento de los adultos. Son muy prácticas porque se pueden llevar de un sitio a otro.


¿CÓMO DEBE SER LA CUNA?

Aunque parezca obvio, no todas las cunas que hay en el mercado siguen las pautas en cuanto a seguridad. No hay que quedarse meramente en la estética, sino tener claro que tienen que cumplir ciertas características y buscar siempre un lugar de venta con atención especializada en puericultura.

Cumplir con la normativa vigente. La cuna que adquiramos deberá estar homologada y cumplir la normativa vigente. Debe llevar la etiqueta UE (UNE EN 716, partes 1 y 2, 1996).

Material. El material de la que está fabricada no debe contener pinturas, lacas o barnices que contengan plomo o sean tóxicos. El niño puede chupar la cuna. El acabado será liso, sin bordes cortantes y sin tornillos ni clavos salientes. Si es de madera asegúrate de que no tiene astillas y está bien lijada.

Medidas. Normalmente suelen ser de 120 cm de largo por 60 cm de ancho. Por seguridad, la altura de los lados debe ser, al menos, de 60 cm. Si lleva barrotes, sus bordes han de ser lo más lisos posibles y su separación debe ser entre 4,5 y 6,6 cm. Es recomendable poner un protector acolchado o chichonera alrededor para evitar golpes.

Somier. Debe ser rígido e indeformable. Ha de tener una altura interior de 60 cm en su posición más baja y 30 cm en su posición más alta.

Colchón. Su altura será de unos 10 cm. Entre el colchón y los bordes de la cuna debe haber un hueco de más de 2 cm en cada lado.


ERRORES AL COLOCAR LA CUNA DE TU BEBÉ

No la pongas pegada a una ventana, además de ser la zona más fria de la habitación si tu bebé es un buen trepador puede ocasionarte algún susto que otro.

Evita radiadores, puede tener un calor excesivo e incluso quemarse.

Si la cuna tiene ruedas, siempre debe tener bloqueo de éstas y tenlo accionado cuando no la muevas,

Elementos decorativos a su alrededor. Cuando aún es pequeño no caemos en la cuenta pero en cuanto empiece a levantarse o ponerse de rodillas podrá llegar a la lámpara de la mesita o a los productos de higiene. ¡Mucho cuidado!


TUS PREFERENCIAS TAMBIÉN CUENTAN

Hay otros muchos factores a tener en cuenta a la hora de elegir la cuna de tu bebé y todo depende de tus necesidades:

Marca de la cuna. No se trata únicamente de la imagen, sino de que en la mayoría de los casos cuentan con la experiencia necesaria como para hacer que este artículo sea lo más práctico y eficiente posible. Siempre busca una tienda especializada.

Tamaño de la habitación. Muchas veces depende de ello, si queremos una cuna más pequeña o más grande. Noramalmente hay varios tamaños de cunas de 60x120cm o 70×140 cm que habitualmente se convierten en una cama pequeñita para tu bebé.

Tiempo de uso. Puedes decantarte por la cuna tradicional o porqué no, una cuna convertible que después será su habitación.

Economía. También depende del desembolso que queramos hacer al principio. Si queremos que sea más económico optaremos por una cuna convencional o si preferimos hacer un mayor desembolso y que le sirva para más tiempo como una cuna convertible.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo