Cómo estimular al recién nacido


salud bebe, papás primerizos, estimular, estimulación, llanto, niñas, , papá primerizo, embarazo, primeros días, piel recien nacidos, fotografo Zaragoza recien nacidos, fotografo newborn, ecobarriguitas, ecografia,
Cómo estimular al recién nacido

Durante su primer mes de vida, el bebé, parece que sólo hace comer y dormir. Pero en realidad se está asomando a un mundo, todavía desconocido para él y que tiene muchas ganas de descubrir. Desde el primer momento puedes trabajar la estimulación con tu bebé recién nacido, fortaleciendo la unión emocional y afectiva con él y ayudándole a establecer sus primeras relaciones con el mundo que le rodea, tan diferente al útero de la madre.

Te contamos puntada a puntada como los masajes y los estímulos sensoriales son unas de las primeras actividades de estimulación que puedes llevar a cabo con tu pequeño. Ponte en marcha y descubre cómo puedes jugar con tu bebé a la vez que fortaleces los vínculos afectivos que te unirán a él para siempre .


Ventajas de la estimulación temprana en recién nacidos.

Con juegos sencillos y que consigan captar la atención del bebé, conseguirás desarrollar sus capacidades motoras e intelectuales, mientras le ayudas a sentirse cómodo en su nuevo entorno. Si te estás preguntando cuáles son las principales ventajas de trabajar la estimulación sensorial de tu bebé nada más nacer, podemos destacar que, en general:

  1. Son bebés que están más contentos a lo largo del día y lloran menos.

  2. Se muestran más activos en los momentos en los que no duermen.

  3. Suelen ser niños que comen mejor, porque consiguen centrar su atención durante más tiempo y no se despistan con tanta facilidad.

  4. Son más receptivos al aprendizaje, ya que la estimulación física potencia su cerebro. Por ello, es probable que desarrollen la capacidad del lenguaje a una edad más temprana.

¿Cómo puedes estimular al bebé recién nacido en sus primeras semanas de vida?

El contacto con la piel, las miradas, los sonidos a través de música o la voz de sus progenitores, son ejemplos de lo que podemos hacer para estimular al bebé.

Durante los primeros días de vida, son pocos los ratos en los que están despiertos, ya que algunos bebés pueden pasar casi 20 horas durmiendo, así que debes aprovechar todos los ratos en los que estás con él, bien dándole de comer o simplemente en su compañía, para practicar estas actividades de estimulación.

Háblale, aunque parezca que no te escucha. Es importante que te animes a hablar con tu recién nacido, reconoce las voces de sus padres y distingue perfectamente la de cada uno. Se sentirá cómodo porque le resultarán voces familiares.

Para estimular su sentido del oído, cambia el tono de la conversación y utiliza tu voz habitual cambiando de vez en cuando a una modulación más aguda, ya que los pequeños son más sensibles a los sonidos agudos.

Música. Seguimos con los sonidos y es que la música les relaja. Ritmos suaves o melodías con notas repetitivas que puedan interpretar fácilmente, pueden formar parte del repertorio musical del bebé.

Otros sonidos. Además de la música y las voces familiares, hay otros sonidos que les ayudan, como el sonido del corazón, que han estado escuchando durante semanas en la barriga de mamá. Los sonajeros, las risas, los balbuceos, son también sonidos que les gustan y les relajan.

Juega con tu bebé a imitar esos sonidos y acércale a tu corazón para que oiga tus latidos.

La importancia de la mirada. La mirada es una de las primeras actividades que adentran a los bebés en las relaciones sociales. Si te sitúas a unos 20 centímetros de distancia de su cara, puede jugar a mover los ojos, algo que les fascina y les llama la atención, favoreciendo su capacidad de concentración.

Movimientos rítmicos. Coge a tu bebé en brazos y acúnale con movimientos rítmicos y acompasados, esto les relaja enormemente y ayuda a favorecer su respiración.

Estimular tocando. Los masajes son una fuente inagotable de beneficios para los recién nacidos. Establecerás una relación muy especial con tu pequeño y lo puedes convertir en un juego en el que se desarrolla el sentido del tacto y trabajas el vínculo y el apego con tu bebé.

Ya ves que es posible estimular a un bebé durante sus primeras semanas de vida. No desaproveches estos momentos, en los que construyes una fuerte relación con tu bebé muy beneficiosa, al mismo tiempo que le ayudas a relacionarse con su nuevo entorno y le aportas la seguridad necesaria para crecer sin miedos y preparado para descubrir todo lo que le está esperando.


Más info: pazrodriguez.com

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo