Mochila portabebés y sus dudas frecuentes

Actualizado: ene 31

La mochila portabebés es uno de los portabebés más demandados y ¡no es para menos! La mochila es muy cómoda y práctica, apta para todos los públicos, niveles de técnica y destreza, unitalla y con una vida útil bastante larga.


Hay tres grandes subgrupos entre las mochilas portabebés:


Mochilas preformadas:Son mochilas que constan de un panel no regulable y que están diseñadas para portear de a bebés desde que adquieren la sedestación (se mantienen sentados), hasta los 2 años aproximadamente. Las medidas pueden cambiar dependiendo de cada marca.

Este tipo de mochilas se suelen vender acompañadas de un adaptador para poder usar la mochila desde el nacimiento.

A pesar de que el adaptador está “regulado/aceptado”, no proporciona la adaptabilidad esencial para que el bebé quede colocado de forma óptima.

Como véis en la imagen, las mochilas preformadas constan de un cinturón, un panel, tirantes y ajustes. Es importante ajustar bien toda la mochila cada vez que la vamos a usar.


Mochilas evolutivas:Las mochilas evolutivas son una evolución, valga la redundancia, de las mochilas preformadas.

Su panel es regulable tanto en alto como en ancho, eso significa que se adaptan al crecimiento del bebé y que, por lo tanto, no necesitan adaptadores y se pueden usar desde el principio* (*a partir de los 4kgs aprox.)

Dependiendo de la marca y modelo, hay mochilas que se adaptan más o menos, recomendamos que te asesores con alguien de total confianza si quieres portear a un recién nacido.

Hay mochilas hechas con loneta de algodón o con tejido de fular (algodón o mezclas de algodón con seda, bambú, etc.)

Una buena mochila evolutiva, además, tiene la opción de sujetar el panel desde el cinturón o desde mitad del panel, con lo cual, cuando aún no se mantienen sentados, no se ejerce ninguna presión en la zona de la columna.


Mochilas de montaña:Ir a la montaña con nuestros bebés es genial, tan estimulante y relajante a la vez para nosotros como para ellos. Portearles es LA opción, ya que un carrito es inviable y en brazos puede resultar muy cansado e incluso peligroso.

Lamentamos comentarte que, en general, la mochilas “de montaña” no permiten una posición ergonómica, ni para el bebé ni para la persona que portea.:

Para cargar un peso, del tipo que sea, es súper importante para el ahorro de energía y por higiene postural que el peso esté lo más cerca posible de nuestro centro de gravedad y las mochilas de montaña rompen con esta primera norma.

Los bebés van muy separados de la espalda del/la porteador/a con lo que además de tener un impacto negativo para nuestro estructura musculoesquelética, es peligroso por el alto riesgo de la pérdida de equilibrio.

Por otro lado, aunque desde fuera lo parezca, los bebés van “colgados” en este tipo de mochilas, con lo que no tienen sus puntos de apoyo cubiertos ni su pelvis y columna en la posición óptima, ni cuando están despiertos, mucho menos cuando están dormidos. Están también muy lejos de nuestro ángulo de visión con lo que el riesgo de “chocarse” contra alguna rama si vamos por el bosque, también es considerable.



2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo