Enfermedad de manos, pies y boca


salud bebe, embarazo, enfermedad boca, pies, manos, guardería, viajes, biberón, bolsas termicas,recién nacido, zapatos, gateo, papás primerizos, fotografo Zaragoza recien nacidos, fotografo newborn, ecobarriguitas, ecografia,
Enfermedad de manos, pies y boca

¿A quién afecta? La llamada “boca-mano-pie” es una enfermedad infecciosa y contagiosa, generalmente benigna, que afecta fundamentalmente a niños pequeños, pero que puede contagiarse a personas de todas las edades. Es muy común y aunque hay casos en todo el mundo, es más frecuente en zonas tropicales. Además, su incidencia es mayor en colectivos con poca higiene y sobrepoblación y sus brotes se presentan con más frecuencia entre los meses de junio y octubre.

¿Cómo se produce? Es una enfermedad producida por virus. Los responsables son los llamados enterovirus, un grupo muy extenso de microorganismos que comprende los virus de la poliomielitis (enfermedad erradicada en España en 1988 gracias a la vacunación masiva y a punto de ser erradicada en el resto del mundo) y los enterovirus-no-polio, con más de 100 variedades, que comprenden los virus Coxsackie A y B, los Virus ECHO, los parechovirus y los enterovirus propiamente dichos. La infección se transmite principalmente a partir de virus eliminados por vía digestiva (durante varias semanas) y de manos contaminadas por restos fecales (vía fecal-oral).

Secundariamente, también se transmite por: 1. Vía respiratoria (al toser, estornudar, hablar…): durante una o tres semanas.

2. El parto: de madre a niño.

3. La lactancia materna.

4. Contacto con objetos contaminados por partículas víricas: como los enterovirus sobreviven largos periodos de tiempo en superficies inanimadas, la transmisión también se produce así, lo que ocasiona que puedan producirse epidemias en hospitales, guarderías y escuelas.


¿Cuáles son sus síntomas? La enfermedad boca-mano-pie es la forma más conocida de infección por enterovirus y se llama así por la distribución característica de las lesiones cutáneas que causa lesiones vesiculares (pequeñas ampollas en la piel, de pocos milímetros de diámetro) en: 1. Las palmas de las manos.

2. Las plantas de los pies.

3. El interior de la boca.


Consejos para prevenir y/o controlar la enfermedad boca-mano-pie 1. Lavarse constantemente las manos es la mejor protección. Apuesta por un buen hábito de higiene, lavando tus manos y las de tu hijo con agua y jabón, especialmente si el niño enfermo todavía lleva pañales.


2. El colegio o la guardería pueden esperar. Respeta el período de aislamiento marcado por tu pediatra para evitar el contagio. Además, tu hijo se sentirá más cómodo en casa durante el proceso de recuperación.


3. Anima a tu hijo a beber abundante líquido. Evitará su deshidratación, sobre todo si tiene lesiones bucales que le impiden comer con normalidad.


4. Huye de los alimentos salados, ácidos o picantes. Durante su enfermedad, evita este tipo de alimentos que pueden aumentar el dolor de sus lesiones bucales. Ofrécele líquidos moderadamente fríos por su efecto analgésico.


5. La boca, cuanto más limpia, mejor. Intenta que tu hijo se enjuague cuidadosamente la boca para eliminar los restos de alimentos.


6. Evita administrar a tu hijo fármacos sin prescripción, especialmente antibióticos. Sigue escrupulosamente la medicación y dosificación de los fármacos que le haya recetado únicamente tu pediatra.


7. No te asustes si a tu hijo se le caen las uñas. Es uno de los síntomas de esta enfermedad, es poco frecuente pero, si ocurre, no te preocupes, sus uñas volverán a crecer con normalidad.


8. Consulta con tu pediatra ante cualquier complicación. Si tu hijo tiene una conducta anómala, respira con dificultad, tiene mal color, la fiebre le dura más de 6 días o sufre cualquier otro síntoma no habitual, acude lo antes posible a un profesional médico.


9. Desinfecta sus juguetes. Limpia con regularidad los objetos y juguetes con los que el niño haya estado en contacto; existen muchos virus que pueden vivir en esos artículos durante varios días.


10. Mantén a raya las medidas higiénicas en tu hogar. Aunque tu hijo haya pasado la enfermedad, puede contraerla de nuevo mediante otro virus diferente, así que extrema las medidas higiénicas si sabes de un brote en la escuela infantil o centro escolar.


17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo