Vacuna Contra la Covid-19 y Embarazo


salud bebe, la Covid, embarazo, vacuna, cuidados bebe, recién nacido, fotografo Zaragoza recien nacidos, fotografo newborn, ecobarriguitas, ecografia,
Vacuna Contra la Covid-19 y Embarazo

¿Cómo funciona la vacuna contra la COVID-19?

La vacuna contra el COVID-19 funciona para prevenir la infección por coronavirus, también llamado SARS-CoV-2. El proceso de recibir una vacuna se llama vacunación o inmunización. Todas las vacunas hacen que el cuerpo produzca anticuerpos, activando el sistema inmunitario de la persona, tal y como lo haría si se tuviera la propia infección. Este hecho de provocar la activación de las defensas prepara al sistema inmunitario para combatir el COVID-19 si este se tiene más adelante.


La vacuna del COVID-19 se administran en forma de inyección, y la mayoría requieren de 2 dosis para proteger completamente de la infección con algunas semanas de diferencia. Es importante recibir ambas dosis para que la vacuna sea lo más efectiva posible. El momento de recibir la segunda dosis depende del tipo de vacuna. Los expertos consideran que las vacunas serán una de las herramientas más determinantes para controlar la pandemia el SARS-CoV-2. Las vacunas contra el COVID-19 no contienen el virus vivo. Por lo tanto, no pueden transmitir la infección. Estas vacunas tampoco provocan que la persona produzca el virus vivo dentro de su cuerpo.

¿Puedo vacunarme del Covid-19 si estoy embarazada?

Si esta embarazada, la información disponible sobre vacuna contra la COVID-19 y embarazo es todavía limitada en el momento actual, ya que los estudios realizados suelen excluir la población gestante y pediátrica. A pesar de ello, ya disponemos de una población de embarazadas americanas que se han vacunado y nos aportan información muy valiosa. Se trata de un registro de Estados Unidos en las que 35.691 embarazadas se han administrado la vacuna. Actualmente tenemos datos preliminares de 3.958 participantes y 827 que han completado el embarazo. En base a esta experiencia no se han encontrado problemas de seguridad, ni de salud, debido a la administración de la vacuna durante el embarazo. El Ministerio de Sanidad de nuestro país actualmente ha publicado recomendar en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia la vacuna contra la COVID-19 con vacunas de ARNm cuando les corresponda según el grupo de priorización al que pertenezca. Las vacunas ARNm son la Pfizer y la Moderna. Esto quiere decir, que la vacuna contra la COVID-19 se deber ofrecer a las embarazadas igual que al resto de la población, basado en grupos de edad y factores de riesgo, ya que los beneficios de su administración muy probablemente superen los riesgos de padecer la infección. Es especialmente importante ofrecerla a las gestantes con otras enfermedades por un mayor riesgo de complicaciones: mujeres con diabetes pre-gestacional, cardiopatía, obesidad, nefropatía, enfermedad respiratoria grave, hipertensión arterial e inmunosupresión. También se debe ofrecer a aquellas gestantes con riesgo elevado de exposición como trabajadoras sanitarias, cuidadoras, y profesionales de centros residenciales. Las embarazadas por encima de 35 años también se consideran población de riesgo. La vacuna contra la COVID-19 se puede administrar en cualquier trimestre del embarazo. Aunque el momento más adecuado sería el segundo trimestre por razones de seguridad. Siempre nos gusta evitar el primer trimestre, cuando el feto se está formando, aunque no se ha demostrado que pueda causar malformaciones ni mayor riesgo de abortos. Por razones de protección materna, preferimos el segundo trimestre, pues nos da tiempo a poner las dos dosis y a proteger el tercer trimestre cuando las mujeres de riesgo pueden complicarse. De esta manera también nos da tiempo a que la madre produzca anticuerpos y estos pasen por la placenta al feto. La vacunación de la madre también beneficial a su hijo. La embarazada debe decidir si quiere recibir la vacuna después de recibir información sobre los beneficios e hipotéticos riesgos de la vacuna y los riesgos de no vacunarse La prevalencia del coronavirus en el embarazo es similar a la de la población general. Y las complicaciones descritas son más frecuentes en el tercer trimestre y en mujeres con patología de base asociada. Sería en este grupo de embarazadas en las que se debería recomendar con insistencia la vacunación.

¿Qué opinan las sociedades científicas sobre la vacuna contra la COVID-19 y embarazo?

Las sociedades científicas sobre la vacuna contra la COVID-19 y embarazo, no apoyan la decisión de negar la vacunación a las mujeres embarazadas. A pesar de ello, y ante la falta de estudios, recomiendan seleccionar la población de riesgo para priorizar su vacunación. Tras esta última ola, en la que ha aumentado el contagio de las mujeres gestantes, se recomienda que las mujeres embarazadas se vacunen. Como resumen de las recomendaciones actuales destacamos:

  • El Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología, ACOG, recomienda que las vacunas contra el COVID-19 y embarazo incluyan a las embarazadas que cumplan los criterios de vacunación basados ​​en los grupos de prioridad o riesgo recomendados.

  • Según el documento del Public Health England, PHE, los beneficios potenciales de la vacunación son particularmente importantes para algunas embarazadas, aquellas que tienen un riesgo muy alto de contraer la infección o con condiciones clínicas de alto riesgo de complicaciones graves. En estas circunstancias se debe discutir la vacunación de forma individualizada con los especialistas.

  • La CDC, Centro para el control y Prevención de Enfermedades, también establece recomendaciones similares sobre vacunación en gestantes y madres lactantes.

  • La Sociedad Canadiense de Obstetras y Ginecólogos, SOGC, expresa que si bien no puede hacerse por el momento la recomendación de vacunación universal de las embarazadas, no debe excluirse a las de mayor riesgo de exposición y enfermedad grave de los probables beneficios de la vacunación.

Las pruebas de embarazo no deben ser un requisito antes de recibir cualquier vacuna contra la COVID-19.

¿Puedo vacunarme si tengo un bebé lactante?

Si la mamá tiene un bebé lactante tampoco hay datos sobre los posibles efectos de la vacuna durante la lactancia, ni tampoco sobre la producción de leche, ni sobre el recién nacido. A pesar de que no se dispone de muchos estudios en la lactancia, no se espera ningún riesgo de este tipo de vacuna. Actualmente se recomienda la vacunación en mujeres que dan lactancia materna. Los anticuerpos generados pasan la leche y también protegen al neonato. Se conoce que la vacuna contra el COVID-19 actualmente no suponen un riesgo para el lactante. También se sabe que no es necesario suspender la lactancia durante los días posteriores a la vacunación de la mamá.

¿Qué pasa si estoy buscando un embarazo?

En el caso de mujeres que estén buscando embarazo, las vacunas contra el COVID-19 actualmente no contienen virus vivos, pues son de ARN. Por lo que es muy probable que no ocasionen problemas en el feto ni en la embarazada. A pesar de ello parece prudente aconsejar que si se está buscando un embarazo que se espere 2 semanas tras la administración de la segunda dosis. El conocer que una mujer vacunada está gestante no justifica la interrupción legal del embarazo. La Vacuna Contra la Covid-19 y Embarazo no están contraindicados. No se ha demostrado asociación con malformaciones congénitas ni mayor riesgo de aborto.

¿La vacuna contra la COVID-19 tiene efectos secundarios?

La vacuna contra la COVID-19 puede tener efectos secundarios. Los más frecuentes ocurren especialmente después de la segunda dosis de la vacuna. Entre ellos puede aparecer:

  • Dolor en el sitio de la inyección.

  • Fiebre.

  • Sensación de cansancio.

  • Dolor de cabeza.

Los efectos secundarios no suelen durar más de un día o dos. Si estos aparecen, no significa que hay más riesgo de infección, si no que el sistema inmunitario está respondiendo a la vacuna.


De manera muy ocasional, las vacunas también pueden causar reacciones alérgicas graves. Por dicho motivo, después de que reciba la vacuna se requiere vigilancia durante 15 minutos para asegurarse de que no se tiene este tipo de reacción. No hay suficiente experiencia, pero es de esperar que los efectos de la vacuna contra la COVID-19 y embarazo sean similares a los de las mujeres no gestantes.

¿La vacuna contra el COVID-19 es segura?

Las vacunas contra el COVID-19 son seguras a pesar de que se han desarrollado a gran velocidad. Las nuevas vacunas se han sometido al mismo proceso que todas las demás vacunas existentes para comprobar su seguridad. Para ello se han realizado estudios clínicos en los que se han analizado la efectividad, así como sus efectos secundarios. Los expertos en estos tipos de estudio aseguran que las vacunas son lo suficientemente seguras y efectivas para ponerse a disposición de la población. Las vacunas que se administran a las embarazadas y mujeres con lactancia son las ARNm, es decir Pfizer o Moderna. El otro tipo de vacunas no se recomienda por falta de experiencia.

¿Me he de vacunar si ya he pasado el COVID-19?

Sí, también te has de vacunar si ya has pasado el COVID-19. Las personas ya infectadas, también desarrollan anticuerpos protectores de una nueva infección. Ya que no se sabe con certeza cuánto duran los anticuerpos después de que la persona se recupera. Parece ser que la reacción a la vacuna puede ser algo mayor en estos casos. Por eso se está discutiendo si ha de pasar un periodo mínimo de meses entre la infección y la vacunación posterior. Es prudente esperar 6 meses posteriores a la infección, y parece ser que con una sola dosis es suficiente.

¿Las embarazadas tienen un mayor riesgo de COVID-19?

Las embarazadas no parecen tener más probabilidades de contagiarse de COVID-19. La prevalencia de la infección por coronavirus es similar a la de la población no gestante. El 85% de las embarazadas que tengan el coronavirus serán asintomáticas. Sólo un 15% tendrá la enfermedad más grave. De estás mujeres, un 4 % requerirá ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos siendo esta probabilidad mayor si se complica en el tercer trimestre. Es importante realizar un buen control del embarazo con coronavirus. Las complicaciones del embarazo son más frecuentes en el tercer trimestre del embarazo. A pesar de ello, este riesgo es mayor en mujeres de más de 35 años, en presencia de obesidad, y ante la existencia de hipertensión arterial o diabetes. Sin embargo, podemos generalizar que la mayoría de las mujeres gestantes se recuperan correctamente antes de tener al bebé y no necesita hospitalización si se infectan por COVID-19. Por otro lado, el coronavirus y embarazo provoca un mayor riesgo de parto prematuro. Así como los neonatos nacidos de madres con COVID tienen un mayor riesgo de ingreso hospitalario por distrés respiratorio. En la mayoría de los casos esto se debe a la necesidad de finalizar el embarazo antes de tiempo para que la madre pueda evolucionar mejor a nivel respiratorio. A pesar de ellos, la mayoría de los casos cursan sin complicaciones maternas ni neonatales.

¿Cuándo terminará la pandemia?

La pandemia estará bajo control cuando hayamos adquirido una inmunidad colectiva. Si hay vacunas disponibles, ese es el mejor modo de inmunizar a las personas. Para tener inmunidad colectiva, muchas personas deben vacunarse Es importante destacar y poner énfasis en que, a pesar de la existencia de la vacuna, es necesario seguir practicando el distanciamiento social. Mantenerse a un mínimo 2 metros de otras personas, usar mascarilla en público y lavarse las manos con frecuencia. Estas medidas siguen siendo, por el momento, el mejor modo de desacelerar la propagación del coronavirus. Mientras tanto seguiremos informando de coronavirus, mujer y embarazo.


En el Instituto Dra. Gómez Roig seguimos las recomendaciones existentes y afirmamos que la decisión del empleo de la vacuna en mujeres embarazadas o durante la lactancia materna debe hacerse con la valoración de un profesional sanitario que evalúe individualmente los beneficios y riesgos según cada caso. Las mujeres gestantes, así como aquellas que dan lactancia materna, y que pertenecen a los grupos de riesgo establecidos pueden elegir entre: 1) demorar la vacunación hasta disponer de más información. 2) aceptar la vacunación. Con los datos actuales existentes, no hay razones pensar en problemas de seguridad derivados del uso de las vacunas tipo ARN en la gestación y en la lactancia materna. No son vacunas con virus vivos y los estudios disponibles no han detectado señales de alarma.

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo