• Ruben Fuertes

¿Y si no funciona la lactancia materna?


salud bebe, vista, lactancia materna, biberón, ejercicios, gel, ecografia, esponjas niños, baño, abuelos, bebe, piel sensible, comida, estimular, estimulación, llanto, niñas, , papá primerizo, embarazo, primeros días, piel recien nacidos, fotografo Zaragoza recien nacidos, fotografo newborn, ecobarriguitas, ecografia,
¿Y si no funciona la lactancia materna?


Las 2 preguntas clave con la LACTANCIA CON FORMULA son:

1. ¿Cuanto tiene que tomar?*

  • Lo que el bebé quiera. Las cantidades, y el número de tomas, que pone en el bote de leche son solo «orientativas», no hay que cogerlas al pie de la letra.

  • NO hay que obsesionarse con la cantidad, en general el lactante sabe lo que tiene que tomar.

  • Hay que ser flexibles. NO forzarlo a que tome más si no quiere, pero tampoco dejarlo con hambre.

  • Por lo general, a un recién nacido se le suele empezar a dar unos 30 ml por toma. Algunos rápidamente van a ir aumentando su demanda a 60 ó 90 ml por toma tras los primeros días. Otros recién nacidos van subiendo más lentamente sus necesidades.

  • Conforme van pasando las semanas el lactante va tomando cada vez más. Si la cantidad que le preparas se la toma con mucha facilidad, prueba a ponerle más. Si por ejemplo 60 ml se los toma como si nada y parece que tomaría más, puedes prepararle 30 ml más, o en la siguiente toma le ofreces 90 ml.

  • Las cantidades pueden variar de unas tomas a otras. El mismo bebé puede hacer una toma de 90 ml y luego otra de 40 ml. No importa, lo que cuenta es lo que toma en el global del día.

  • Cada niño es diferente. No vale compararlo con el primo o con el de la vecina (¡siempre hay otro bebé cerca que toma «mucho más»!).

2. ¿Hay que darle cada 3 horas?*

  • NO. La lactancia con biberón debe ser bastante flexible, sobre todo en las primeras semanas. Con algunos límites:

  • NO debe estar sin tomar más de 4-5 horas hasta que se vea que va aumentando de peso adecuadamente y/o el recién nacido alcance los 4 kilos de peso.

  • Muchos recién nacidos pueden estar más cómodos tomando más a menudo y menos cantidad cada vez.

  • Después del primer mes, la mayoría de lactantes alimentados con biberón tienden a un horario más regular. Puede ser cada 3, o cada 4 horas. De hecho el mismo bebé lo va a ir cambiando.

  • NO obstante, algunos bebés pueden ir mejor con un horario más fijo. De nuevo, cada niño es diferente.

  • La pausa nocturna, es decir, saltarse una toma por la noche la hará cuando esté preparado (suele ser entre los 2 y los 4 meses). No se le puede «acostumbrar» si no está preparado. Si tu bebé de 2 meses se despierta a las 3 de la madrugada con hambre tienes que darle de comer.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo